Deidades · Historia de la Iglesia · Política

Los últimos paganos de Europa. Los lituanos (1150-1290).

    En el siglo XII el Cristianismo se había convertido en la religión hegemónica en Europa. Este poderío se debía, en parte, a la consagración del culto cristiano como religión oficial del Imperio Romano (h. 390-391) -culto heredado por los nuevos reinos germánicos (a excepción de Britania)- y al esfuerzo de los misioneros por evangelizar y ampliar los límites de la cristiandad. Las regiones no romanizadas fueron cayendo una tras otras dentro de la órbita cristiana: en el 960 los daneses, en el 967 fueron los polacos, en el 990 los suecos, en el 1000 los húngaros, en el 1015 los noruegos, etc. [1]. El culto pagano iba siendo desarraigado lentamente, aunque no desaparecerá hasta la Reforma Católica.

     La élite política recién conversa comprendió la utilidad que suponía el cristianismo como herramienta para expandir la frontera de sus estados. En la inmensa llanura fluvial que constituye la región que bordea el mar báltico cohabitaban numerosos pueblos, entre los que cabe destacar al pueblo lituano. Los lituanos se integraban en clanes regidos por un caudillo militar, un duque. No obstante, los lituanos no eran el único pueblo de la región que mantenía sus ritos paganos: prusianos, letones, estonios, livonios, semigalianos o curonianos, entre otros, mantenían sus cultos a pesar de los esfuerzos de los misioneros cristianos.

     La razón de esta oposición a la conversión se ha de entender como una lucha encarnizada para evitar ser fagocitados por estados vecinos. Los lituanos, entre otros, rechazan el cristianismo no porque desprecien su doctrina o rito sino, porque, son conscientes de que aceptar el bautismo supondría inclinarse ante un poder extranjero. Así Cristo aparece al lado de otras divinas nativas en el imaginario popular como Perkunas (su principal divinidad) o Teliavelis (divinidad que regía la naturaleza, la muerte y la economía).

800px-Baltic_Tribes_c_1200.svg
Obsérvese la posición de los pueblos paganos en el Báltico a inicios del s. XIII.

            Sus temores están justificados. Solo transcurren ocho años entre la fundación de Lübeck por Enrique, el León, de Sajonia (h. 1159) y la fundación del obispado de Estonia por Fulco (h. 1167). Los sucesores del obispo Fulco de Estonia abandonarán la mitra para empuñar la espada y expandir militarmente el catolicismo [2]. Mientras, los ávidos comerciantes germanos desde sus bases de Lübeck y Visby -aliados con el arzobispado de Hamburgo-Bremen- establecían puestos comerciales en territorio paganos desde los que expandirse militar y económicamente. Esta política tuvo sus éxitos, ya que se consiguió establecer un fuerte en territorio báltico en la desembocadura del río Daugava. Enterado de la noticia, Inocencio proclamó sendas cruzadas en defensa de la fe cristiana y contra los paganos: en 1198, 1199, 1204, 1206 y 1216-1218. En 1199 dió su aprobación al plan del príncipe Felipe de Suabia y del obispo de la recién fundada Riga, Alberto von Buxhoevden para intentar conectar la Estonia recién conversa y la zona oriental del Imperio. Felipe invadió desde el río Daugava la tierra de los lituanos con 500 cruzados. Fue un éxito.

            Felipe, viendo el éxito de la empresa, organiza la Fratres militiae Christi Livoniae conocidos como los Hermanos de la Espada. Esta orden tenía como finalidad ser una fuerza móvil con la que hostigar las poblaciones bálticas. Esta orden posteriormente se hermanó con la Orden Teutónica. La no unidad de los clanes lituanos fue aprovechada por los germanos para ir absorbiéndolos uno a uno. Estos nuevos pueblos conversos actuaban como fuerza de choque contra los pueblos aún paganos. A los citados agentes foráneos se les sumaría las conquistas del rey danés Valdemar II (h. 1219) y del rey sueco Juan I (h. 1220) que quebraron la última resistencia de los estonios en Saarema (h. 1227).

Teutonic_Order_1260.png
Obsérvese la expansión de las órdenes militares: en negro los Teutones y en rojo los Hermanos. Debido a que el mapa es de c. 1260 los lituanos han constituido un estado agrupándose bajo Mindaugas. Nótese la existencia de «la pinza» entre los Hermanos y los Teutones.

     La alarma ante estos sucesos provocó la unión de los pueblos lituanos entre el Neris, el Nemunas y el Merkys en la figura del duque Mindaugas. Mindaugas aceptó bautizarse en 1253 (coronándose «Rey de Lituania») para ganarse el apoyo de las órdenes militares bálticas y hacer frente a la invasión de Lituania por parte de una alianza promovida por sus parientes, entre el arzobispado de Riga y los eslavos de Galizia. Una vez finalizada la guerra expulsó al clero cristiano. Movido por el éxito de la guerra aunó a los pueblos paganos no conquistados y los dirigió contra las fuerzas cruzadas en Durbe (h. 1260), cosechando un sonoro éxito. Sin embargo, la toma de Konigsberg (h. 1262) y su asesinato (h. 1263) convirtieron en hoja de borrasca sus anteriores éxitos. Los teutones avanzaron hasta la actual frontera lituana sometiendo a los pueblos bálticos de la actual Polonia: los curonianos en 1267, los prusianos en 1274 y los semigalianos en 1290.

Palaimintasis_Vitas_17c.jpg
Bautismo de Mindaugas (s. XVII).

            El periodo que discurre entre 1290 y 1383 es un periodo de auge para Lituania como estado. Supone el triunfo sobre sus enemigos tradicionales. No obstante, el precio que pagan los lituanos es muy alto. A partir de 1290 va decayendo significativamente las prácticas paganas y hacia 1316 el paganismo solo subsiste en algunos núcleos. Se da el hecho de que pervive con más fuerza en la Corte que entre el pueblo. Las creencias tradicionales es el estandarte que esgrimen los líderes lituanos para asegurar su independencia y justificar sus políticas.

[1] Las fechas hacen referencia a la conversión de algún monarca importante de esos pueblos.

[2] Esta expansión militar católica está auspiciada por la Santa Sede ante el temor de que dichos pueblos fueran convertidos por la Iglesia Oriental.

Kasekamp, Andres, A History of Baltic States, Palgrave, 2010, pp. 11-24.

North, Michael, The Baltic: A History, Harvard, 2015, pp. 28-52.

VV.AA., The History of Lithuania before 1795, Vilnus, 2000, pp. 51-106.

David Pasero Díaz-Guerra.

Anuncios

2 comentarios sobre “Los últimos paganos de Europa. Los lituanos (1150-1290).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s